Las dos caras de la vida

Hoy en el vestíbulo del metro de plaza Catalunya he visto la coral que otras veces ha estado amenizando el trayecto de los viajantes, tod@s vestid@s de negro cantando al unísono y haciendo un poco de coreografía, a su alrededor mucha gente cerrando un círculo, aplaudiendo... Nada malo, excepto por el hecho que había justo, al otro lado del vestíbulo, una persona sin techo intentando dormir; tapándose como podía los oídos. Una gran diferencia, alegría y jolgorio de muchos, en contraposición de alguien que solo quería dormir allí, por falta de un techo donde alojarse (habiendo tantos pisos vacíos).

Comentarios

Entradas populares de este blog

Proyecto: Palabras que curan - Colección de antologías de relatos breves de Playa de Ákaba Título: Un nuevo camino me espera, alguna vez...

4YFN Four Years From Now, el congreso de las pequeñas startups

Regalos envenenados de Jazztel