Indignante

Hoy se ha sabido que Paul Wolfovitz, el presidente del Banco Mundial una persona que había dicho que lucharía fuertemente contra la corrupción y que recortó ayudas al Tercer Mundo, subió el sueldo de su novia hasta aproximadamente 193.590 dólares anuales, sin comunicarselo a nadie; más de lo que gana la secretaria de los EEUU. Ahora el hombre dice que lo siente mucho y tal.
Luego hay gente que va diciendo si yo gano tanto, y estoy en tal puesto de responsabilidad, hombre teniendo determinadas amistades ya se puede. Según el diario el mundo: "
Bajo Wolfowitz, el Banco ha contratado a varios altos cargos de la Administración Bush y a simpatizantes del Partido Republicano en una política de nombramientos que, según funcionarios de la institución contactados por EL MUNDO, "obedece a criterios políticos" y destaca por llevarse a cabo en términos "ridículamente generosos" desde el punto de vista de la duración de los contratos y de la remuneración de los mismos." Es indignante, sobre todo por el paro de personas que podrían estar trabajando, con sueldos como esos se podrían pagar unas cuantas personas.

Comentarios

Marc Fabra ha dicho que…
pues si. Aunque la noticia tiene ya como una semana, no? Y a este tio o sea... discuplas y pa casa. Nada de carcel, cesarle... se va de rositas... y que la exministra española ahora portavoz del banco mundial haga las declaraciones para suavizar el marrón. Pues vaya mundo en el que vivimos.
Por cierto, lo que te decia antes, lo he mirado y ya sé cual es mi blog. Es:
http://marcfabra.blogspot.com/
Por cierto mario... mira en el youtube el video que emitieron por telemadrid. Tu escribe "ciudadanos de segunda" en el buscador del youtube y mira el primer video que sale... vaya tela con la manipulación informativa de los madrileños del PP

Entradas populares de este blog

Proyecto: Palabras que curan - Colección de antologías de relatos breves de Playa de Ákaba Título: Un nuevo camino me espera, alguna vez...

4YFN Four Years From Now, el congreso de las pequeñas startups

Regalos envenenados de Jazztel