Mi viaje por Egipto VI


Bueno pues me había levantado por la mañana en un lujoso hotel del mar Rojo, y nada, estuve viendo un poco como era el hotel y que cosas podía hacer por allí, se trataba del Desert Rose, un hotel con tres piscinas muy grandes y playa propia, donde puedes ver peces de diferentes colores y algo de coral. A las 8:15h había quedado con el guía pero hasta las 9:15h no se presentó, ya me hiba a ir a mi habitación, lo que más jode es que no hizo ni un aviso al hotel y que cuando vino no se disculpó... Fuimos con una barco mar adentro, aunque no demasiado, aunqe la costa no se veía, llegamos a una isla con un arrecife de coral muy grande, y nada a hacer esnorquel y submarinismo a tope, a ver pececitos de colores, y arrecifes de coral, fue una buena experiencia, ha sido la primera vez que me he sumergido en el mar Rojo. Pensando un poco en como están los hoteles cada uno con su playa privada, eso me hizo pensar que están pagando un alto precio para atraer al turismo, están haciendo casas a 2 metros del mar, y partiendo la palya en trocitos para que cada hotel tenga su playa; a mi entender eso es destruir el litoral. Me hubiese gustado recorrer la playa corriendo pero claro con tanta cala privada, eso era imposible.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Proyecto: Palabras que curan - Colección de antologías de relatos breves de Playa de Ákaba Título: Un nuevo camino me espera, alguna vez...

4YFN Four Years From Now, el congreso de las pequeñas startups

Regalos envenenados de Jazztel